Cómo detectar cáncer bucal

 

Cáncer oralEs un calcinoma epidermoide, se origina en las capas superficiales de la piel que son los que están en contacto con agentes químicos (humo del tabaco, alcohol e incluso el virus del papiloma humano que puede influir en el proceso de formación).

Como en el resto, si se detecta a tiempo y se aplica el tratamiento correspondiente los resultados mejorarán considerablemente.

De ahí que sea importante conocer los síntomas tempranos que inducen a descubrir anomalías que pueden derivar en un cáncer oral:

  1. Detección en la lengua y suelo de boca. Conviene mirarse en un espejo y sacar la lengua para examinar la superficie superior y así poder detectar bultos inusuales o cambios obvios en su color como manchas oscuras, por ejemplo. Tire de la lengua hacia adelante y examine los lados en busca de bultos, protuberancias, masas o cambios evidentes en el color de la piel o la textura. En el caso de descubrir algún hinchazón consulte con su médico

Los cánceres orales son a menudo indoloros de ahí que dificulten su detección temprana basado en el dolor, pero se puede detectar en muchos casos con anticipación suficiente que permitirá resolver el problema antes de que se agrave.

Examine la parte inferior de la lengua mediante la colocación de la punta en el techo de la boca y lleve a cabo el mismo procedimiento tratando de detectar protuberancias inusuales, bultos, hinchazón o cambios en el color de la piel.

Se debe tener muy en cuenta que la lengua debe tener textura y color uniforme como estado saludable.

 

  1. Examine el techo de la boca. Es fácil de examinar con los ojos y con los dedos. Para ello incline la cabeza hacia atrás mientras está de pie delante  de un espejo. Colóquese de manera que obtenga buena vista de toda la boca superior, realice un examen visual respecto de la decoloración y, a continuación, deslice suavemente el dedo sobre el techo de su boca para sentir al tacto cualquier tipo de protuberancia.
  2. Revise sus mejillas. Inspeccione visualmente sus mejillas para buscar manchas rojas, blancas o de color oscuro.  Luego coloque el dedo índice en el interior y el pulgar en la mejilla exterior apriete suavemente a medida que gira los dedos en toda la mejilla; ésta es la mejor manera de detectar bultos, protuberancias o hinchazón.
  3. Cabeza y cuello. De pie, con la cabeza hacia arriba delante de un espejo, observe que generalmente la forma de la cara es uniforme o simétrica; es decir, que tiene la misma forma en ambos lados.  Sin embargo, un bulto, protuberancia que se manifieste de un lado de la cara es una condición que se traduce en una señal definitiva para inducirlo a una inmediata consulta médica; puede que no sea nada pero en cualquier caso vale la pena echarle un vistazo y una visita a su médico de cabecera es el mejor lugar para despejar dudas, pero siempre tenga muy claro que  es usted quien debe darse cuenta de cualquier irregularidad en su estructura facial.
  4. Labios. Son muy sensibles a la luz solar y, por eso, el desarrollo de cáncer de labios es una posibilidad cuando se toma mucho sol, en particular en horarios no recomendados de 11 a 16 horas. Se debe abrir la boca y examinar tanto el labio exterior como el interior para detectar cambios en el color o la textura. Puede que tenga que hacer un poco de torsión para obtener una mejor visual de la superficie interna de los labios pudiendo utilizar un espejo de mano para conseguir mejorar la visión. La decoloración es uno de los primeros signos de cáncer de labio, debiendo tener en cuenta qué factores externos también pueden provocar cambios en los labios, por ejemplo las estaciones que cambian la parte exterior del labio haciéndola más seca durante el invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dieciocho − 13 =