Hablemos de la enfermedad de las encías

lujannavas_enciasLa enfermedad de las encías o gingivitis es la fase inicial de la enfermedad periodontal (que termina en una más grave, la periodontitis) y  es más fácil de tratar.

La gingivitis está causada por las bacterias que se depositan cada día sobre dientes y encías y que han de ser eliminadas con frecuentes cepillados y el uso del hilo dental y colutorios. Esa será la mejor manera de prevenir además de visitar con frecuencia a tu odontólogo, una alimentación adecuada y evitar el consumo de tabaco y alcohol.

¿Cómo detectarla?

Los síntomas habituales son las encías rojas, hinchadas y sensibles que pueden sangrar cuando se cepillan. Otro signo es notar que las encías han retrocedido dejando más al descubierto los dientes y dándoles una apariencia de alargados. El mal aliento o que la boca te sepa mal a menudo puede significar que la gingivitis comienza a desarrollarse.

Encías inflamadas igual a problemas de erección

Al margen de otros problemas, un estudio de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) asocia las encías inflamadas en los hombres a problemas de erección.

Tanto la enfermedad periodontal como la disfunción eréctil están asociadas con enfermedades de tipo cardiovascular, y con los factores de riesgo de ambas, entre los que se incluyen el tabaco y la diabetes.

Y es que la periodontitis puede provocar inflamación sistémica que conlleva una disfunción en los vasos sanguíneos y que, puede afectar no solo al sistema cardiovascular sino a los vasos cavernosos del pene.

La enfermedad tiene miles de años

La de las encías no es una enfermedad característica de nuestro tiempo sino que data de miles de años atrás, asociada al ser humano. Una reciente investigación del Instituto EURAC en Bolzano (Italia) y la Universidad de Viena ha descubierto que hace más de 5.000 años el hombre ya padecía la enfermedad.

Los expertos lo han descubierto gracias a la famosa momia de Ötzi, el “hombre de hielo” del Tirol, un cazador que falleció desangrado hace unos 5.300 años en lo que se considera un crimen prehistórico.

Ha sido gracias a la biopsia de una muestra del hueso de la cadera de la momia más antigua del mundo. En el ADN se ha detectado la presencia de una bacteria llamada Treponema Denticola. Un patógeno que habría llegado desde la boca a la cadera a través del torrente sanguíneo. Hoy en día la dolencia sigue con nosotros aunque está mucho más controlada gracias al trabajo de los profesionales de la odontología.

Fotos: http://www.freedigitalphotos.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × cinco =