Los síntomas y el tratamiento de la enfermedad periodontal

lujannavas_enfermedadperiodontalHemos hablado ya de la enfermedad periodontal como uno de los más frecuentes problemas para nuestra salud bucodental y en este nuevo artículo me centraré en los síntomas y el tratamiento de esta patología.

¿Y cómo sé que mi encía está enferma?

Los síntomas que notaremos son muy diversos aunque podemos resumirlos en algunos muy característicos:

- Sangrado espontáneo o al cepillarnos los dientes

- Pus en la encía

- Mal sabor o mal olor de boca

- Enrojecimiento de la encía

- Retracción o cambio de posición de los dientes

- Sensibilidad térmica, dolor e incluso movilidad dental

Ya dijimos que la enfermedad periodontal se manifiesta sobre todo a partir de los 35 años pero aún es más frecuente entre los 45 y los 50 años.

En 2013,  la Sociedad Española de Cardiología incluyó la Periodontitis como factor de riesgo cardiovascular en las “Guías para la prevención de la enfermedad cardiovascular en la práctica clínica” publicadas por la European Society of Cardiology. Es decir es un factor de riesgo más para sufrir infarto, equiparable al consumo de tabaco, el colesterol o la hipertensión.

El diagnóstico de certeza sobre esta enfermedad sólo lo puede realizar el dentista, por lo que en caso de presentar alguno de estos signos o síntomas deberá consultar a su especialista para que valore la situación y le aconsejen cómo actuar.

El tratamiento

El tratamiento va dirigido a eliminar las bacterias y corregir los factores que nos hacen más susceptible a ellas, como el tabaco y ciertas alteraciones dentarias, como, por ejemplo, los dientes mal colocados.

En el caso de la gingivitis basta una mejora de la higiene oral y una limpieza de boca, que son actuaciones preventivas rápidas, sencillas y nada molestas.

En la periodontitis, en primer lugar se realiza un detallado estudio periodontal clínico y radiológico para valorar la situación en el momento de empezar.

La fase básica del tratamiento va dirigida a eliminar las bacterias de la bolsa periodontal y se conoce como raspado y alisado radicular o fase desinflamatoria.

Cuando la bolsa periodontal es profunda, habitualmente no se consigue un control total de la infección, por lo que se hace necesaria la realización de cirugía periodontal para así completar el tratamiento.

Cuando la enfermedad está controlada, debemos realizar controles periodontales de mantenimiento y seguir con una correcta higiene en casa.

Foto: http://www.freedigitalphotos.net/

 

 

 

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

18 + uno =