Muelas del juicio: curiosidades

muelas del juicioLas muelas del juicio son una de las piezas dentales a las que solemos referirnos con más frecuencia y que serán objeto de análisis a lo largo de este nuevo post de nuestro blog de salud bucodental en forma de curiosidades. Comencemos por su propia denominación.

Si nos atenemos a lo que nos dice el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), tendremos que la palabra juicio, en una de sus acepciones, significa cordura o sensatez, relacionándolo con la madurez. Por eso, las bautizadas como muelas del juicio son piezas que salen ya en las personas adultas, en una edad ya madura, aunque no siempre se cumple la norma. De hecho, en algunas personas no llegan a salir nunca, lo que no quiere decir que la persona no sea madura.

Funcionalidad. ¿Sabemos realmente para qué sirven las muelas del juicio? Pues, realmente, no tienen ninguna función, por lo que muchas veces suelen acarrear más inconvenientes que ventajas. Son las últimas piezas en salir, y se cree que en los antepasados del hombre, en la época de los homínidos, éstos tenían una mandíbula más larga y, por lo tanto, más espacio para albergar piezas, como puede ser el caso de las muelas del juicio. Podrían tener una misión de masticación de ciertos tejidos vegetales, según sostienen algunas teorías. La propia evolución modificó la mandíbula del ser humano, reduciendo su tamaño. Por eso mismo, hay algunas teorías, sostenidas por expertos, que consideran que las muelas del juicio acabarán desapareciendo de la boca del hombre.

Según la estadística, aproximadamente al 35 por ciento de la población mundial las muelas del juicio nunca le saldrán. Las razones, no obstante, no están claras y hay divergencias entre unas teorías y otras, especialmente si se trata de una cuestión evolutiva o cultural. De hecho, algunas civilizaciones acumulan varias generaciones sin las muelas del juicio, apuntándose como posible causa a que dejaron de ser útiles al apostar por una dieta blanda.

Dolor y molestia. Es habitual relacionar las muelas del juicio con molestias y dolor, como les ocurre, realmente, a muchas personas. Pero, ¿a qué se debe esa molestia? A la falta de espacio, lo que provoca que presionen al segundo molar. En muchos casos –y en porcentajes altos- se opta por la extracción de las muelas del juicio, para evitar el dolor, para evitar que desplacen a otra piezas e incluso para sortear infecciones.

 

Imagen: www.freedigitalphotos.net 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

19 − dos =