¿Qué es un diente con absceso?

Un absceso dental es una colección de pus hecha de glóbulos blancos muertos, tejido muerto y bacterias que se forman dentro del diente. Hay dos tipos diferentes de abscesos dentales, un absceso periapical (diente) y un absceso periodontal (encía).

Además deberás acudir a tu dentista rápidamente ya que se considera una urgencia dental.

Causas del absceso dental

Los abscesos dentales son causados ​​por infecciones bacterianas de los dientes o caries (el resultado de la caries dental). Al originarse dentro de la cámara pulpar del diente (que no puede combatir las infecciones), las bacterias se multiplican y se propagan a través del diente hasta la raíz y el hueso. El absceso dental se volverá cada vez más doloroso y, si no se trata, la infección puede extenderse a otras áreas del cuerpo, como la mandíbula, los huesos faciales, el cuello o la garganta. En los peores casos, será necesario extraer un absceso dental. Algunas cosas diferentes pueden provocar caries en los dientes, que incluyen:

  • Mala atención de la salud bucal, como la falta de cepillado y uso de hilo dental.
  • Un golpe en el diente que evita que reciba sangre y nutrientes.
  • Chips en los dientes, que abren caries y aumentan las posibilidades de propagación de bacterias.
  • Comer o beber mucha comida y bebida azucarada o con almidón.
  • Cirugía dental previa, como una corona o un relleno que se acercó demasiado a la cámara pulpar del diente.
  • Trauma oclusal (rechinar o apretar los dientes) durante un período prolongado.
  • Tabaquismo o consumo de alcohol.
  • Un sistema inmunitario debilitado, que puede ser el resultado de afecciones de salud subyacentes como la diabetes.
  • Enfermedad de las encías o gingivitis.

Los abscesos dentales comunes y relativamente dolorosos afectan a muchas personas con mala salud dental. Exploraremos más sobre los abscesos dentales, incluyendo cómo se causaron, sus síntomas y los diferentes tipos de tratamiento disponibles.

Síntomas del absceso dental

Existen numerosos síntomas que pueden indicar un absceso dental, que incluyen:

  • Dolor punzante
  • Encías inflamadas, rojas o inflamadas.
  • Dificultad o dolor al masticar la comida.
  • Mandíbula hinchada, dolorida o adolorida.
  • Sensibilidad en sus dientes a temperaturas calientes o frías.
  • Un sabor amargo y un olor desagradable en la boca.
  • El diente se ha decolorado y más oscuro que los otros dientes.
  • Glándulas del cuello hinchadas.
  • Una llaga abierta y con fugas dentro de la boca.
  • Sensación general de enfermedad, así como síntomas febriles.
  • Una vía aérea bloqueada que dificulta la respiración.

Debemos  recordar que si la pulpa dentro de su diente muere debido a la infección, el dolor puede desaparecer. Esto no significa que el absceso dental haya cicatrizado o que ya no sea un problema. De hecho, la infección dental simplemente continuará propagándose, por lo que es vital que busque atención dental si encuentra alguno de los síntomas anteriores.

Tratamiento

Para tratar un absceso dental, será necesario eliminar la fuente de la infección dental y drenar el pus. Hay varias formas diferentes de hacerlo:

  • Por lo general, esto se logra a través de la cirugía del conducto radicular, un procedimiento que elimina el absceso, luego lo llena y sella. Después de unos meses, se puede colocar una corona dental en el diente para mantenerlo protegido en el futuro.
  • Alternativamente, puede tratar un diente con absceso haciendo una incisión en el tejido de las encías, drenando así el absceso.
  • En los casos en que el daño causado por el absceso es particularmente grave, será necesario extraer todo el diente.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 16 =