¿Qué es un tratamiento de endodoncia?

El tratamiento de endodoncia está diseñado para eliminar las bacterias del conducto radicular infectado, prevenir la reinfección del diente y salvar el diente natural.

Cuando uno se somete a un tratamiento de endodoncia, se extrae la pulpa inflamada o infectada y el  interior del diente se limpia y desinfecta cuidadosamente, luego se llena y se sella.

¿Qué sucede durante el tratamiento de endodoncia?

No debes preocuparte si tu dentista te receta un procedimiento de endodoncia para tratar un diente dañado o enfermo. Millones de dientes son tratados y salvados de esta manera cada año, aliviando el dolor y haciendo que vuelvan a estar saludables.

Dentro del diente, debajo del esmalte, hay un tejido blando llamado pulpa. Este tejido contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conectivo, que ayudan a crecer la raíz de su diente durante su desarrollo. Un diente completamente desarrollado puede sobrevivir sin la pulpa porque el diente continúa nutriéndose de los tejidos que lo rodean.

Este tratamiento es muy similar a un relleno rutinario y generalmente se puede completar en una o dos citas, dependiendo de la condición de tu diente y tus circunstancias personales.

Restaurar tu diente con un tratamiento de endodoncia tiene muchas ventajas:

  • Masticación eficiente.
  • Fuerza de morder y sensación normales.
  • Apariencia natural.
  • Protege a otros dientes del desgaste excesivo o tensión.

¿Duele una endodoncia?

Dado que los pacientes reciben anestesia, un tratamiento de endodoncia no es más doloroso que un procedimiento dental regular, como un relleno o la extracción de una muela del juicio. Sin embargo, tu boca puede estar un poco dolorida o adormecida después del procedimiento e incluso puede causar molestias leves durante algunos días.

¿Cómo sabes si necesitas un tratamiento de endodoncia?

Las endodoncias son necesarios para un diente agrietado por lesión o genética, una cavidad profunda o problemas de un empaste anterior. Los pacientes generalmente lo necesitan cuando notan que los dientes son sensibles, particularmente a las sensaciones de frío y calor.

Hay algunos síntomas que significan que podría necesitar este tratamiento:

  • Dolor intenso al masticar o morder.
  • Granos en las encías.
  • Un diente astillado o agrietado.
  • Sensibilidad persistente al calor o al frío, incluso después de eliminar la sensación.
  • Encías inflamadas o sensibles.
  • Caries profundas u oscurecimiento de las encías.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − Diez =