Ortodoncia sí o no

lujannavas_ortodonciaQuizá estés pensando en que tú o alguno de tus hijos tenéis necesidad de una ortodoncia.

Corregir imperfecciones en los dientes o mejorar la salud bucodental son dos buenas razones para hacerlo, pero… ¿cuándo hacerlo? ¿Y qué tipo de ortodoncia debo elegir?

En ambos casos mi recomendación es que consultes a tu ortodoncista de confianza.

La ortodoncia consiste en mover los dientes y los huesos que los sostienen de una manera suave pero continua y controlada. Es muy importante hacer antes un diagnóstico previo.

¿Por qué no salen rectos los dientes?

Las causas son variadas, desde una dieta de alimentos blandos (disminuye el tamaño de los huesos que sujetan los dientes), el vicio infantil de chuparse el dedo una pérdida prematura de los dientes de leche, respirar con la boca abierta, enfermedades de las encías o la propia genética.

¿Ortodoncia a cualquier edad?

Rotundamente sí. Los niños deben acostumbrarse cuanto antes a cuidar su salud bucodental y a perder el miedo al dentista. Las visitas frecuentes permitirán detectar a tiempo cualquier problema que pueda afectar a sus dientes o a las mandíbulas y corregirlo. ¡No hay que esperar a la adolescencia!

Y es que el pediatra ya puede detectar en torno a los dos o tres años si todo va bien y derivar al pequeño al odontopediatra. Pero en cualquier caso, es recomendable que los niños se sometan a su primer examen de ortodoncia en torno a los siete años, porque ya tendrán varios dientes permanentes, y así estaremos seguros de que se superan las primeras etapas dentales sin problemas de alineación o tamaño, maloclusión (mordida incorrecta), si faltan o sobran piezas…

¿Y si ya soy mayor para la ortodoncia?

No hay edad para un tratamiento de estas características y no hay más límites que tu salud. Quédate tranquilo que si hay alguna contraindicación, tu dentista buscará la solución.

Ventajas de la ortodoncia estética

• Evitarás molestias que suelen localizarse bajo la oreja e incluso dolor de cabeza, chasquidos y hasta el estrés.

• Los dientes más rectos y mejor distribuidos son más fáciles de mantener limpios y esto ayuda a conseguir una mejor salud oral, evitando las caries.

• Podrás masticar mejor, lo que contribuye a mejorar la digestión.

Puedes preguntar a tu ortodoncista cuál es el tratamiento que más te conviene. Hoy en día existe una solución para cada una de las necesidades de nuestros pacientes.

Foto: http://www.freedigitalphotos.net/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 + 4 =