¿Cómo se trata una caries dental?

Como diagnosticamos las caries dentales

Su dentista generalmente puede detectar la caries dental al:

  • Preguntar sobre el dolor y la sensibilidad de los dientes.
  • Examinando tu boca y dientes.
  • Examine sus dientes con instrumentos dentales para verificar si hay áreas blandas.
  • Observar radiografías dentales, que pueden mostrar la extensión de caries y caries.

¿Cual es el tratamiento?

Los chequeos regulares pueden identificar caries y otras afecciones dentales antes de que causen síntomas preocupantes y conduzcan a problemas más graves. Cuanto antes busque atención, mayores serán sus posibilidades de revertir las primeras etapas de la caries dental y evitar su progresión. Si se trata una cavidad antes de que comience a causar dolor, probablemente no necesitará un tratamiento extenso.

El tratamiento de las caries depende de cuán graves sean y de su situación particular. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Tratamientos con flúor. Si su cavidad acaba de comenzar, un tratamiento con flúor puede ayudar a restaurar el esmalte de sus dientes y, a veces, puede revertir una cavidad en las primeras etapas. Los tratamientos profesionales con fluoruro contienen más fluoruro que la cantidad que se encuentra en el agua del grifo, la pasta de dientes y los enjuagues bucales. Los tratamientos con flúor pueden ser líquidos, geles, espumas o barnices que se aplican sobre los dientes o se colocan en una bandeja pequeña que se coloca sobre los dientes.
  • Rellenos. Los empastes, también llamados restauraciones, son la principal opción de tratamiento cuando la caries ha progresado más allá de la etapa más temprana. Los empastes están hechos de varios materiales, como resinas compuestas del color de los dientes, porcelana o amalgama dental que es una combinación de varios materiales.
  • Coronas. Para caries extensas o dientes debilitados, es posible que necesite una corona, una cubierta a medida que reemplaza la corona natural completa de su diente. Su dentista perfora toda el área cariada y suficiente del resto de su diente para asegurar un buen ajuste. Las coronas pueden estar hechas de oro, porcelana de alta resistencia, resina, porcelana fusionada con metal u otros materiales.
  • Endodoncias. Cuando la caries alcanza el material interno de su diente (pulpa), es posible que necesite un tratamiento de conducto. Este es un tratamiento para reparar y salvar un diente muy dañado o infectado en lugar de extraerlo. Se retira la pulpa del diente enferma. Algunas veces se coloca medicamento en el conducto radicular para eliminar cualquier infección. Luego, la pulpa se reemplaza con un relleno.
  • Extracciones dentales. Algunos dientes se deterioran tanto que no pueden restaurarse y deben extraerse. Tener un diente extraído puede dejar un espacio que permita que sus otros dientes se muevan. Si es posible, considere obtener un puente o un implante dental para reemplazar el diente faltante.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

¿Qué es un diente con absceso?

Un absceso dental es una colección de pus hecha de glóbulos blancos muertos, tejido muerto y bacterias que se forman dentro del diente. Hay dos tipos diferentes de abscesos dentales, un absceso periapical (diente) y un absceso periodontal (encía).

Además deberás acudir a tu dentista rápidamente ya que se considera una urgencia dental.

Causas del absceso dental

Los abscesos dentales son causados ​​por infecciones bacterianas de los dientes o caries (el resultado de la caries dental). Al originarse dentro de la cámara pulpar del diente (que no puede combatir las infecciones), las bacterias se multiplican y se propagan a través del diente hasta la raíz y el hueso. El absceso dental se volverá cada vez más doloroso y, si no se trata, la infección puede extenderse a otras áreas del cuerpo, como la mandíbula, los huesos faciales, el cuello o la garganta. En los peores casos, será necesario extraer un absceso dental. Algunas cosas diferentes pueden provocar caries en los dientes, que incluyen:

  • Mala atención de la salud bucal, como la falta de cepillado y uso de hilo dental.
  • Un golpe en el diente que evita que reciba sangre y nutrientes.
  • Chips en los dientes, que abren caries y aumentan las posibilidades de propagación de bacterias.
  • Comer o beber mucha comida y bebida azucarada o con almidón.
  • Cirugía dental previa, como una corona o un relleno que se acercó demasiado a la cámara pulpar del diente.
  • Trauma oclusal (rechinar o apretar los dientes) durante un período prolongado.
  • Tabaquismo o consumo de alcohol.
  • Un sistema inmunitario debilitado, que puede ser el resultado de afecciones de salud subyacentes como la diabetes.
  • Enfermedad de las encías o gingivitis.

Los abscesos dentales comunes y relativamente dolorosos afectan a muchas personas con mala salud dental. Exploraremos más sobre los abscesos dentales, incluyendo cómo se causaron, sus síntomas y los diferentes tipos de tratamiento disponibles.

Síntomas del absceso dental

Existen numerosos síntomas que pueden indicar un absceso dental, que incluyen:

  • Dolor punzante
  • Encías inflamadas, rojas o inflamadas.
  • Dificultad o dolor al masticar la comida.
  • Mandíbula hinchada, dolorida o adolorida.
  • Sensibilidad en sus dientes a temperaturas calientes o frías.
  • Un sabor amargo y un olor desagradable en la boca.
  • El diente se ha decolorado y más oscuro que los otros dientes.
  • Glándulas del cuello hinchadas.
  • Una llaga abierta y con fugas dentro de la boca.
  • Sensación general de enfermedad, así como síntomas febriles.
  • Una vía aérea bloqueada que dificulta la respiración.

Debemos  recordar que si la pulpa dentro de su diente muere debido a la infección, el dolor puede desaparecer. Esto no significa que el absceso dental haya cicatrizado o que ya no sea un problema. De hecho, la infección dental simplemente continuará propagándose, por lo que es vital que busque atención dental si encuentra alguno de los síntomas anteriores.

Tratamiento

Para tratar un absceso dental, será necesario eliminar la fuente de la infección dental y drenar el pus. Hay varias formas diferentes de hacerlo:

  • Por lo general, esto se logra a través de la cirugía del conducto radicular, un procedimiento que elimina el absceso, luego lo llena y sella. Después de unos meses, se puede colocar una corona dental en el diente para mantenerlo protegido en el futuro.
  • Alternativamente, puede tratar un diente con absceso haciendo una incisión en el tejido de las encías, drenando así el absceso.
  • En los casos en que el daño causado por el absceso es particularmente grave, será necesario extraer todo el diente.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

Qué hacer si se te fractura o rompe un diente

Una ruptura o fragmentación de un diente es considerada como una emergencia dental. Por eso es importante que acudas rápidamente a tu dentista de confianza.

Qué hacer después de romperte un diente

Si se rompe o astilla un diente, debe enjuagarse la boca con agua tibia de inmediato para limpiarlo.  Aplique presión para detener cualquier sangrado y coloque una compresa fría en el área para reducir la hinchazón.

Si puede encontrar el diente roto, envuélvalo en una gasa húmeda y llévelo al dentista.

Qué hacer si se cae un diente

Si el diente se le salió de la boca, use una gasa para sujetarlo por la corona y, si es posible, colóquelo nuevamente en el alvéolo.

Si el diente parece sucio, puede enjuagarlo con agua. No lo frote ni lo limpie con ninguna otra solución, y no limpie ningún trozo de tejido.

Si no puede meterlo en el receptáculo, puede colocarlo en un vaso de leche, solución salina o agua. Intenta llegar al dentista en 30 minutos.

Alivio del dolor de dientes astillados

Enjuague el interior de su boca con agua tibia y aplique compresas frías en el área exterior cada pocos minutos para evitar la hinchazón.

Puede tomar analgésicos y antiinflamatorios de venta libre (OTC), pero asegúrese de no tomar más de la dosis recomendada.

Cómo proteger tu boca hasta que veas a un dentista

Si su diente tiene una viruta pequeña y un borde dentado, puede aplicar cera dental sobre el borde para evitar que le corte la lengua o dañe la boca. Esto no se recomienda si tiene una viruta grande o falta una sección del diente, ya que podría romper más diente con el hilo dental.

Evite masticar el costado con el diente dañado e intente usar hilo dental alrededor del diente para reducir la presión y la irritación.

Pese a esto es muy importante que acudas lo más rápido posible a tu dentista, ya que se trata de una urgencia.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

¿Cómo se realiza una limpieza dental profesional?

¿Con qué frecuencia debe limpiarse los dientes?

Dependiendo del estado de su boca, su higiene bucal diaria y la frecuencia con la que visita a su dentista, es posible que necesite una limpieza regular o profunda.

Una limpieza estándar es un procedimiento menor y muy común que debe realizarse dos veces al año. Se recomienda una limpieza profunda para aquellos que han perdido un par de esas citas periódicas y, por lo tanto, han desarrollado enfermedad de las encías. Es posible que las citas tengan que ser más frecuentes para quienes:

  • Fumadores.
  • Diabéticos.
  • Bajo estrés significativo.
  • Tomando medicamentos que causan sequedad de boca.
  • Afectado por VIH / SIDA o cáncer.
  • Experimentando problemas de ortodoncia.
  • Embarazada.
  • Personas con antecedentes o enfermedad de las encías o toman anticonceptivos orales.

Limpieza regular de dientes

Una limpieza dental estándar, es un procedimiento dental de rutina. Se utilizan herramientas especiales para eliminar la placa, el cálculo y las manchas de los dientes. Esto tiene lugar por encima de la línea de las encías.

Una limpieza dental profesional es apropiada para la dentición primaria, de transición y adulta. Esta cita probablemente incluirá un examen realizado por el dentista junto con algunas radiografías.

A menudo, un higienista dental que realiza una profilaxis periódica bajo la supervisión de un dentista. El procedimiento completo generalmente demora entre 30 y 60 minutos.

Charla preliminar

Debe informar al profesional dental si ha habido algún cambio en su historial dental o si está tomando algún medicamento. Luego recibirás instrucciones e información sobre lo que sucederá. También se puede tomar una radiografía, por ejemplo, un mordisco.

Cartografía periodontal

Este paso también puede denominarse sondeo periodontal. El higienista medirá la profundidad de los bolsillos de las encías con una herramienta especial. La profundidad ideal es entre 1-3 mm, mientras que más de eso podría significar que tiene periodontitis o gingivitis.

Escalada

Si los bolsillos de las encías están dentro de la norma, el profesional dental usará un escalador ultrasónico y / o instrumentos de mano para eliminar la placa y el sarro de la superficie de los dientes. Es posible que escuche algo de raspado, eso es completamente normal.

Pulido

Se utilizará una pasta de dientes arenosa (generalmente puede elegir el sabor) para pulir sus dientes. Después, se puede usar un pulidor de aire para suavizarlos aún más.

Limpieza con hilo dental

Una limpieza dental es una gran oportunidad para una sesión de hilo dental experta. Se limpiarán todas las áreas de contacto.

Tratamiento de fluoruro

Se puede usar una combinación de un enjuague que contenga fluoruro líquido, bandejas y / o barniz de fluoruro para remineralizar la dentición.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

Todo lo que siempre te has preguntado de las caries dentales

¿Qué es una caries dental?

La aparición de caries en la boca es una enfermedad común que afecta a todas las personas independientemente de su edad, género o condición. Es importante tratarlas porque pueden derivar en dolores en la boca intensos y en la perdida de dientes a largo plazo. Esta enfermedad viene dada por una mala higiene diaria bucodental y una mala alimentación. Normalmente siguiendo unas pautas generales y una buena rutina bucodental puedes prevenir la aparición de caries en tu boca.

¿Quien descubrió la primera caries?

pierre fauchard

La primera persona que escribió acerca de las caries y su tratamiento fue un destacado medico francés llamado Pierre Fauchard. Se le atribuye en 1728 el escrito de un manual llamado “Le chirurgien dentiste” sobre la Odontología moderna que luego fue difundida por otros compañeros de profesión por muchas partes de Europa. En este escrito hablaba sobre métodos operativos para extraer y reparar dientes con caries. Por otra parte, se sabe de la aparición de caries dentales en humanos desde el Antiguo Egipto hasta ahora ya que han aparecido antiguos cráneos con evidencias de esta patología.

¿Cuánto tarda una caries en llegar al nervio?

Una caries dental tarda en llegar al nervio dependiendo del fácil acceso que tenga para tocarlo. Es decir, en una primera etapa, avanza mas lentamente mientras penetra en el esmalte que es la capa dura del diente. Una vez ya ha traspasado ese acceso va mucho más rápido hasta finalmente llegar a alcanzar el resto de las capas interiores y llegar el nervio.

En cualquier caso, cuanto más difícil sea la higiene en la zona y el acceso (cuadrante posterior o entre los dientes), más complicaciones suelen surgir en el tratamiento.

Si dejamos que la caries dental llegue al nervio y no la tratamos con una endodoncia nos podemos encontrar con un dolor muy intenso hasta llegar a la muerte del nervio del diente.

¿Es verdad que las caries son contagiosas?

Según Científicos de la Universidad de Helsinki las bacterias que dan lugar a una caries se pueden contagiar por medio de la saliva. Es muy normal que esta bacteria se transmita si se prueba la comida de otra persona o entre parejas.

¿Las caries dentales son hereditarias?

No son hereditarias por sí mismas, pero si como hemos dicho anteriormente hay mucho riesgo de transmitir la bacteria que las produce entre miembros de una misma familia.

¿Qué factores de riesgo pueden ayudar a la aparición de caries?

Según la Dra Lujan navas, Directora Médica Las causas más frecuentes de la aparición de las caries son:

🦷Un exceso del nivel de sarro en boca lo que dificulta la eliminación de la placa y la correcta higiene dental. Cuando pasa esto la placa que contiene bacterias y ácido va dañando y continuando su camino a través de los dientes hasta llegar al nervio.

Entre los factores de riesgo que existen para la aparición de caries están:

🦷 Cepillarse mal los dientes diariamente o no hacerlo varias veces al día es uno de factores de riesgo más frecuentes de aparición de caries.

🦷 La ubicación del diente y su facilidad para limpiarlos bien con el cepillado.

🦷 Consumir alimentos que permanezcan mucho tiempo en contacto con los dientes tienen mayor riesgo de provocar caries: leche, helado, miel, patatas fritas, caramelos duros…entre otros.

🦷La sequedad en boca producida por algún medicamento o alguna patología también es un factor de riesgo para la aparición de caries. Al no producir saliva no se elimina los restos de alimentos y las sustancias de la saliva no hace el trabajo de equilibrar el acido producido por las bacterias.

En la Clínica Odontología Amiga, dentista de confianza en Leganes, somos expertos en la prevención, tratamiento y seguimiento de las caries. Si quieres más información no dudes en escribirnos o solicitar una cita en nuestra Web.

Blanqueamiento Dental, siempre en manos de un profesional

»Lo barato puede acabar saliendo caro». Es una máxima que también hay que aplicarse cuando uno acude al dentista y, de forma particular, cuando hablamos del blanqueamiento dental, uno de los tratamientos más demandados por los pacientes.

Y es que, una cosa es aprovecharse de ofertas especiales, normalmente puntuales, y otra distinta ofrecer unos servicios sospechosamente baratos y, en ocasiones, por debajo del coste de mercado que, además, prometen resultados cuasi milagrosos. 

Desde distintos organismos profesionales, y como ha hecho, por ejemplo, el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la Primera Región, han advertido del hecho de que detrás de este tipo de tratamientos blanqueadores pueden esconderse métodos excesivamente agresivos que al realizarse en pocas sesiones  pueden ocasionarnos algún problema para la salud.

Tanto los productos como las técnicas empleadas para este proceso de blanqueamiento han de conservar en su plenitud las características de las piezas dentales. De utilizar otros distintos, o, también, en cantidades inadecuadas, pueden ocasionarnos diversos efectos secundarios, como pérdida de sensibilidad dental o problemas en las encías.

 Mejor con diagnóstico

Existen en el mercado, y al alcance de todos, productos que se venden como blanqueadores y sin necesidad de prescripción alguna por profesionales. El resultado puede ser óptimo, pero, desde luego, no es lo más recomendable, ya que es el propio paciente el que recurre a ellos sin un diagnóstico previo.

De esta forma, los riesgos son mayores y, probablemente, la eficacia, menor. Lo más habitual es que, precisamente, el profesional de la odontología realice al cliente un diagnóstico previo sobre el tratamiento blanqueador, ya que no todos los dientes presentan las mismas características.

Algunos de los efectos secundarios que puede ocasionar una mala praxis en el blanqueamiento pueden ser cambios en la rugosidad de la superficie del diente, o incluso de su propia estructura; modificaciones en la sensibilidad de los mismos; ingestiones accidentales del producto; afección de los nervios dentales; lesiones en las encías…

Por eso, se ha de tener especial cuidado con esos tratamiento ‘milagro’ a precios realmente reducidos  y, en la medida de lo posible, consultar siempre previamente con tu dentista. Ten en cuenta que ningún producto utilizado en los blanqueamientos es inocuo, por lo que lo recomendable es que su uso o aplicación siempre quede en manos de profesionales. Los productos blanqueadores contienen peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida.

No obstante, la mejor forma de asegurarnos un blanco natural de nuestros dientes es cumplir con su cuidado diario, con un constante cepillado, uso de hilo dental y otros elementos de la salud bucodental y realizar las visitas pertinentes al dentista en aras de revisar nuestra dentadura.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

Los mitos y los dentistas

La Dra. Luján Navas, como dentista de confianza, nos explica que a los largo de tu carrera se ha encontrado con todo tipo de pacientes, de problemas dentales, con sorpresas agradables y otras no tanto. Pero hay un denominador común: muchas personas, quizá por miedo o desconocimiento, aún son reacias a acudir al especialista. 

Una de las razones tiene que ver con los mitos sobre los dentistas. Y hay unos cuantos aunque os comento algunos de los más destacados.

  • Si no hay dolor, no hay problema. La prevención es la madre de la buena salud. Y cuando los distintos especialistas, incluidos los dentistas, insisten en la necesidad de prevenir y de realizar, periódicamente, las revisiones que se recomiendan, por algo será. Detectar a tiempo cualquier problema o patología es garantía de salud, mientras que tratarlo sólo cuando se hace visible o sensible puede provocar que ya no tengo remedio, total o parcial. ¡Prevención, por favor!
  • Al dentista se acude a sufrir. Nada más lejos de la realidad, puesto que el objetivo es, precisamente, poner fin a cualquier problema dental que puede causar dolor o, sencillamente, evitar que aparezca. Las avanzadas tecnologías presentes desde hace tiempo en las clínicas dentales y las eficaces anestesias pueden convertir en apacible y agradable la visita al profesional de la odontología.
  • La limpieza y el blanqueamiento dental dañan los dientes. Falso. Si así fuera, los profesionales de la odontología serían los primeros que no los recomendariamos. Pero hay algunas claves a tener en cuenta: Antes de proceder al blanqueamiento es necesario un diagnóstico previo de tu dentista de confianza y, sobre todo, desconfía de los bajos precios y promesas ‘milagrosas’.
  • No merece la pena gastar esfuerzos en arreglar los dientes de leche. Se trata de un error común, ya que la salud de las piezas definitivas que surgirán con el tiempo dependerán, precisamente, de esos dientes de leche.
  • Embarazo=caries. Encontrarse en estado no es sinónimo de caos para la salud dental. Sí es cierto que se incrementa la posibilidad del sangrado de las encías y se altera la composición de la saliva, pudiendo contener más bacterias de lo habitual, por lo que hay que tener especial cuidado con la higiene bucal.
  • Remedios caseros. Que en épocas antiguas nuestros abuelos utilizaran algunas técnicas distintas para cuidar su boca no significa que fueran perjudiciales. Pero sí es cierto que en la actualidad existen otras estudiadas e investigadas con una eficacia y una salubridad infinitamente mayores. Por eso, mejor no inventar ni improvisar con la salud bucodental.
  • Si tengo encías sangrantes, mejor no lavarse los dientes. Al contrario: si no lo hacemos es probable que sangren más. De hecho, puede ser síntoma de gingivitis o periodontitis, por lo que deberíamos visitar al especialista, pero sin dejar de lado el cepillado.
  • Chicles. Tradicionalmente demonizados para nuestra salud bucodental, la goma de mascar, siempre sin azúcar, ayuda a mantener sana la boca, ya que arrastra restos de comida entre los dientes y ayuda a salivar, lo que nos protege, en cierta forma, contra las caries.

Muchas de las enfermedades que padecemos pueden comenzar por la boca. Nuestro cuerpo está conectado de una manera mucho más precisa de lo que pensamos. Las repercusiones de una boca mal tratada pueden afectar a otras partes de nuestro cuerpo.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

¿Qué es un tratamiento de endodoncia?

El tratamiento de endodoncia está diseñado para eliminar las bacterias del conducto radicular infectado, prevenir la reinfección del diente y salvar el diente natural.

Cuando uno se somete a un tratamiento de endodoncia, se extrae la pulpa inflamada o infectada y el  interior del diente se limpia y desinfecta cuidadosamente, luego se llena y se sella.

¿Qué sucede durante el tratamiento de endodoncia?

No debes preocuparte si tu dentista te receta un procedimiento de endodoncia para tratar un diente dañado o enfermo. Millones de dientes son tratados y salvados de esta manera cada año, aliviando el dolor y haciendo que vuelvan a estar saludables.

Dentro del diente, debajo del esmalte, hay un tejido blando llamado pulpa. Este tejido contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conectivo, que ayudan a crecer la raíz de su diente durante su desarrollo. Un diente completamente desarrollado puede sobrevivir sin la pulpa porque el diente continúa nutriéndose de los tejidos que lo rodean.

Este tratamiento es muy similar a un relleno rutinario y generalmente se puede completar en una o dos citas, dependiendo de la condición de tu diente y tus circunstancias personales.

Restaurar tu diente con un tratamiento de endodoncia tiene muchas ventajas:

  • Masticación eficiente.
  • Fuerza de morder y sensación normales.
  • Apariencia natural.
  • Protege a otros dientes del desgaste excesivo o tensión.

¿Duele una endodoncia?

Dado que los pacientes reciben anestesia, un tratamiento de endodoncia no es más doloroso que un procedimiento dental regular, como un relleno o la extracción de una muela del juicio. Sin embargo, tu boca puede estar un poco dolorida o adormecida después del procedimiento e incluso puede causar molestias leves durante algunos días.

¿Cómo sabes si necesitas un tratamiento de endodoncia?

Las endodoncias son necesarios para un diente agrietado por lesión o genética, una cavidad profunda o problemas de un empaste anterior. Los pacientes generalmente lo necesitan cuando notan que los dientes son sensibles, particularmente a las sensaciones de frío y calor.

Hay algunos síntomas que significan que podría necesitar este tratamiento:

  • Dolor intenso al masticar o morder.
  • Granos en las encías.
  • Un diente astillado o agrietado.
  • Sensibilidad persistente al calor o al frío, incluso después de eliminar la sensación.
  • Encías inflamadas o sensibles.
  • Caries profundas u oscurecimiento de las encías.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

7 problemas comunes de mordida en niños y adultos

En ortodoncia, «mordida» se refiere a la forma en que los dientes superiores e inferiores se unen. Una mordida mala, llamada «maloclusión», ocurre cuando los dientes se juntan incorrectamente, o no se encuentran en absoluto.

1. Mordida cruzada

Cuando los dientes superiores encajan dentro de los dientes inferiores. Puede ser causado por una desalineación de los dientes o una desalineación del hueso; puede afectar un solo diente o grupos de dientes.

Posibles consecuencias si no se corrige: la mandíbula se mueve hacia un lado; crecimiento desigual de la mandíbula; desgaste de la capa externa del diente llamado «esmalte».

2. Bajo mordida

La mandíbula inferior se sienta frente a la mandíbula superior.

Posibles consecuencias si no se corrige: Estrés en las articulaciones de la mandíbula.

3. Mordida abierta

  • Mordida abierta anterior: se produce cuando los dientes posteriores están juntos y los dientes frontales superior e inferior no se superponen. Esto puede resultar de una succión excesiva, empuje de la lengua o respiración bucal.
  • Mordida abierta posterior: se produce cuando los dientes frontales se encuentran, pero los dientes posteriores no.

Posibles consecuencias si no se corrige: Problemas para tragar; la lengua empuja a través de los dientes al tragar. Posibles problemas de habla.

4. Mordida profunda

Cuando la mordida está cerrada, los dientes frontales superiores cubren demasiado los dientes inferiores.

Posibles consecuencias si no se corrige: los dientes superiores pueden morder las encías inferiores; los dientes inferiores pueden morder el techo de la boca. Posible enfermedad de las encías, desgaste temprano del esmalte.

5. Hacinamiento

Espacio insuficiente para los dientes. Esto puede ser el resultado de dientes grandes o espacio inadecuado en la mandíbula o ambos. Esto puede provocar que los dientes se superpongan, giren o adquieran una apariencia torcida / escalonada.

Posibles consecuencias si no se corrige: difícil de limpiar; posibles caries, especialmente entre los dientes; enfermedad de las encías.

6. Espaciado

Demasiado espacio entre los dientes. Puede ser el resultado de la falta de dientes, dientes de menor tamaño, mandíbulas de gran tamaño o una combinación.

Posibles consecuencias si no se corrige: la comida se atasca en áreas abiertas. Posibles caries, enfermedad de las encías.

7. Protrusión

Dientes frontales que sobresalen. Los dientes pueden parecer protuberantes porque la mandíbula superior está demasiado hacia adelante, la mandíbula inferior está demasiado hacia atrás, los dientes crecieron en ángulo o una combinación de estas condiciones.

Posibles consecuencias si no se corrige: los dientes superiores son propensos a romperse accidentalmente. Es difícil cerrar cómodamente la boca y los labios, lo que conduce a la sequedad de los tejidos orales, seguido de caries.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.

Dientes sensibles: causas, tratamientos y prevención

Las personas que padecen de sensibilidad dental evitan actividades diarias como consumir alimentos y bebidas frías o calientes, así como también cepillarse los dientes.

¿Qué causa los dientes sensibles?

prevenir dientes sensibles

La sensibilidad dental es una de las causas comunes de dolor de muelas.  El dolor de la sensibilidad dental suele ser agudo, repentino y punzante. La sensibilidad dental ocurre cuando la capa de un diente debajo del esmalte o la capa que cubre la raíz se expone a lo largo de la línea de las encías debido al retroceso de las encías.

Algunos factores que pueden contribuir a la sensibilidad dental incluyen:

  • Cepillado excesivamente celoso: Cepillarse los dientes con demasiada fuerza, o con un cepillo de cerdas duras, puede desgastar el esmalte dental, exponer el cemento o la dentina y causar sensibilidad dental.
  • Rechinar los dientes: rechinar los dientes puede hacer que el esmalte se desgaste y dejar la dentina expuesta.
  • Limpiezas o tratamientos dentales.
  • Sensibilidad temporal de los dientes: que puede ocurrir después de un tratamiento profesional de blanqueamiento dental, pero generalmente desaparece poco después de que finaliza el procedimiento.
  • Enfermedad de las encías: el tejido inflamado de las encías se separa del diente y deja expuestas las áreas vulnerables. Si presenta algún signo o síntoma de sensibilidad dental, visite a su dentista de confianza.

Cómo prevenir la sensibilidad dental

Aquí hay algunos pasos que puede seguir para prevenir la sensibilidad dental:

  • Use un cepillo de dientes de cerdas suaves, que ayudará a prevenir la pérdida de encías.
  • Cepíllese con una pasta dental de sensibilidad para limpiar los dientes mientras proporciona un alivio rápido de la sensibilidad al tratarla en la línea de las encías.
  • Cepille y use hilo dental en los dientes dos veces al día para evitar la pérdida de encías.
  • Asegúrese de limpiar todas las partes de su boca, incluso entre los dientes y a lo largo de la línea de las encías.
  • Evite las comidas y bebidas ácidas.

En la Clínica Odontología Amiga, dentistas de confianza en Leganés, somos expertos en tratamientos de salud dental. Para más información consulta nuestra web.